Despaigne inicia temporada con Los Piratas

Alfredo Despaigne Rodríguez

El slugger cubano Alfredo Despaigne Rodríguez inició este miércoles su actuación en la Liga Mexicana de Béisbol (LMB) con los Piratas de Campeche, en una doble jornada en la que su equipo fue blanqueado en par de oportunidades por los Diablos Rojos del México.

En el primer encuentro Despaigne Rodríguez se fue de 3-0, con dos ponches, y en el segundo logró ligar par de sencillos en tres turnos al bate, para compilar un average de 333 (6-2).

“Me sentí bien para ser los dos primeros juegos”, declaró hoy Despaigne Rodríguez a ZONA de STRIKE, quien aseguró que lo primordial es “tirarle a la bola” para no sucumbir ante el conteo del arbitraje local.

El criollo –que juega su segunda temporada con la franquicia campechana- alineó como quinto bate y jardinero derecho.

En esta jornada la nave filibustera fue blanqueada 3-0 y 2-0 para encajar sus derrotas 10 y 11 (con ocho victorias) y permanecer en el sexto puesto de la Zona Sur de la LMB, a seis partidos del líder Delfines de Ciudad del Carmen (14-5).

7 Respuestas a “Despaigne inicia temporada con Los Piratas

  1. Agradezco a Ibrahim por las entrevistas publicadas de Roel Santos y Andres Quiala. Son figuras jovenes a veces en el anonimato con una gran labor este año. Nuestros peloteros dan quehacer por el mundo solo requieren oportunidad, confianza y buena dirección. Debemos estar alegres con lo hecho en los White sox por Robin Ventura con Dayan Viciedo en excelente forma, Alexei Ramirez y el portentoso trabajo de Pito Abreu en su debut en Grandes Ligas ; 9 jonrones, 27 impulsadas y cuarto bate. Huelgan los comentarios. Ojala lel pueblo cubano pueda conocer y ver lo que hacen los peloteros cubanos en Grandes Ligas porque no han dejado de ser cubanos y aman a su patria y a su pueblo y no se cansan de expresarlo. Gracias Ibrahim por este espacio

  2. Las impresiones de Quiala:
    MiEsquinaCaliente.wordpress.com, escrito por Dubler Vazquez

    Andrés Quiala se relaja ante la ausencia de grabadoras y por más de media hora la conversación fluye con naturalidad, despojada de los formalismos de una entrevista, aunque salpicada de pausas obligadas y continuas para que el flamante Campeón Nacional salude a la mucha gente que llega a felicitarlo. De pie en la acera, el muchacho que rompió la lógica migratoria de este país y dejó el barrio capitalino del Cerro para asentarse en Las Tunas cuenta una anécdota tras otra, mientras el periodista escucha con la avidez de quien pretende entender cómo se gesta el milagro de llevar a un equipo, de la indolencia total a la gloria, y todo en solo un año.

    “Nosotros teníamos que ser campeones. Allá todo el mundo estaba volcado con el equipo, desde las autoridades del Partido y del Gobierno hasta la gente que iba al estadio. Fue algo increíble”, afirma Quiala, quien recuerda ahora el aprieto en el que se vio cuando la primera secretaria del Partido en la provincia le dio un emotivo abrazo, mezclada como una más con los cientos de personas que, sobre la grama del Capitán San Luis, celebraban la victoria ante Industriales.

    El jardinero tunero llegó ya iniciada la segunda fase para sustituir al lesionado Denis Laza y terminó por ser clave en el objetivo de redondear a un elenco con casi todos los ingredientes para ser campeón. La mirada experta de los técnicos pinareños supo ver en él lo que tantos han obviado antes: es uno de los peloteros más completos y útiles de Las Tunas, poseedor de las herramientas necesarias para fildear y tirar bien desde cualquiera de los jardines, desempeñarse con igual solvencia como primero, segundo o noveno bateador y ser capaz de tocar la bola, conectar por detrás del corredor o pegar un doble con bases llenas como el que prácticamente dejó sin opciones a los Cocodrilos de Matanzas en el segundo choque de la final.

    Pero, mientras habla con el acento capitalino que los años en el Balcón de Oriente no le han podido quitar, Quiala no parece todo eso. Más bien se asemeja a un joven cualquiera, aunque el respeto con el que lo distinguen las personas al felicitarlo denota que su título de monarca de Cuba le ha hecho crecer como atleta y como persona. Quizás se haya contagiado del halo de sencillez que rodea al mentor de los verdes, Alfonso Urquiola, un verdadero mago para el que solo tiene palabras de elogio: “Mira, Urquiola apenas habla, incluso ni en los mítines. Él dice que todos saben lo que tienen que hacer y que los errores están en el juego, por lo que nunca comete el error de intentar motivar a los jugadores recordándoles las cosas malas que hicieron el día anterior.”

    Mientras intenta aún asimilar todo lo vivido, Andrés se alista para retornar en breve a los terrenos, ahora como uno de los pilares en el nuevo proyecto de equipo que acaba de asumir Ermidelio Urrutia. “Lo que más me impresionó de Pinar del Río es que son una gran familia y creo que eso es lo que tenemos que lograr aquí en Las Tunas. Ojalá toda esta experiencia me ayude a conseguirlo.”

  3. Roel Santos Martínez: El tsunami que llegó a Niquero
    Jueves, 24 de Abril de 2014 11:00 Por Leonardo Leyva Paneque
    EL HABILIDOSO PELOTERO CONVERSÓ CON LA DEMAJAGUA SOBRE ALGUNAS INTERIORIDADES DE SU CARRERA Y EL EXITOSO DESEMPEÑO CON EL MONARCA PINAR DEL RÍO EN LA RECIÉN CONCLUIDA SERIE NACIONAL DE BÉISBOL
    La selección pinareña le tenía reservado el instante cumbre de su carrera. A las tierras del mejor tabaco del mundo, había arribado Roel Santos Martínez con el único interés de ver coronada una campaña que él mismo se había prometido como la mejor de su trayectoria.
    Ese era el escenario ideal, junto a nuevos compañeros de equipo y bajo la sabia dirección de un mentor victorioso y aglutinador, como Alfonso Urquiola, para ganar un espacio en la farándula beisbolera.
    La afición de vueltabajo apenas conocía de su existencia. Aún así, llegó, sin imaginar que muy pronto ganaría admiradores, se convertiría en una de las piezas claves del conjunto y que al final tocaría una corona, desconocida para los peloteros granmenses, luego de la división política-administrativa de 1976.
    Por eso le propuse comenzar por el final y que me ofreciera sus impresiones sobre el triunfo con el Tsunami de Pinar del Río en la recién concluida Serie nacional: “Fue algo muy grande, una tremenda experiencia. Imagínate, ser campeón”.
    Sin embargo, una duda me asaltaba. Sabía de las ofertas que había recibido al otro extremo de la Isla, de ahí que para aclararla indagué sobre su permanencia en la provincia. Fue categórico: “Tuve muchas propuestas, algunas de directivos, pero nunca dudé en regresar. Allá, gané un pueblo en tres meses, pero no puedo abandonar el lugar donde llevó más de 20 años”.
    Entre otras cosas, me contó el Taita -para los niquereños- que tuvo la suerte, durante la segunda etapa, de no enfrentar al serpentinero más difícil para él, el zurdo Julio Alfredo Martínez, “menos mal que lo tuve de compañero”, dijo sonriendo.
    -¿Y la afición pinareña?
    Mejor no me pudo tratar, con mucho respeto y cariño. Le impactó mi juego rápido y entrega diaria; incluso muchos aficionados solo tenían referencias de Alfredo Despaigne o Yordanis Samón.
    Hasta el último día no dejó de aplaudirnos y de apoyarnos. El día que nos coronamos, algunos se acercaron para darme las gracias, ‘por todas las cosas que hiciste, por estar aquí con nosotros y por inyectarnos esa adrenalina y esa manera de jugar pelota’.
    -De un momento a otro te viste precisado a cambiar de conjunto, al ser llamado por Alfonso Urquiola, ¿fue difícil asumir ese reto?
    En principio sí, pero Urquiola se sentó conmigo para decirme cómo eran las cosas y me dio confianza. También me pidió que hiciera mi juego, fue uno de los secretos para tener una segunda mitad como la tuve. Pensé que al jugar como regular, algún jardinero se podría molestar, pero no, más bien hubo química.
    Sin embargo fue el mentor de Artemisa, Dany Valdespino, quien único había hablado con Roel cuando se aproximaba el final de la primera ronda. “No imaginé que Urquiola se decidiera por mi y, mucho menos, después de pedir a Giorvis Duvergel y a Dennis Laza”, comentó.
    -Luego de la experiencia de jugar con dos elencos en una misma campaña, ¿cuáles fueron las principales diferencias entre uno y otro?
    Aquí disfruto el doble de lo que disfrutaría en otro lugar. Aquí tengo un mayor sentir, además está mi familia, mi gente. Es diferente. Si un día fuera campeón con Granma, lo sentiría como ahora lo sintieron los pinareños.
    Allá una periodista me preguntó que cuál de las dos provincias me gustaba más, y le respondí que Granma. ¿Y jugar?, con Pinar del Río, porque funciona mejor como equipo. Son unidos, cada uno sabe cuál es su responsabilidad, las estrellas no son estrellas, también se unen al colectivo.
    -¿Cuánto aportó a tu consagración como pelotero la incursión por tierras vueltabajeras?
    Bastante. Estaba perdiendo la confianza, porque no hacía lo que me gustaba, y esa oportunidad hizo que mis sueños comenzaran a hacerse realidad. También deseaba que el pueblo hablara de mí y de mi trabajo. Eso me ha llenado de satisfacción.
    -Revolucionaste un aspecto algo olvidado en la pelota cubana como la función del primer bate, ¿alguna preparación especial?
    Esta ha sido mi primera temporada como primer bate, me enfoqué mucho más en ese trabajo, en el toque de bola, meterme en conteo, machucar la pelota para tratar de embasarme, anotar carrera… y en algún momento, pegar una conexión. Presentía que iba a tener un buen campeonato.
    Aunque en algún partido no bateara jit, me iba satisfecho cuando recibía par de boletos y anotaba dos carreras.
    -¿Pero encontraste obstáculos?
    Aquí en mi provincia lo venía alertando hace rato, le pedía a los técnicos que me dejaran robar, pero no tuve el apoyo. Y para que no me llamaran la atención, apenas lo intentaba. Pero en Pinar encontré lo que necesitaba, siempre conté con el respaldo del director, quien me decía: ‘si te ponen out no importa, aunque para tercera base hay que pensarlo mucho más, porque estás en posición anotadora’. Además, me dejaba decidir en situaciones difíciles.
    Con la “machuqueta” pasó algo parecido, aquí me decían que no lo hiciera, que no lo dominaba y me dedicara a batear o a tocar la pelota, pero sentía que podía perfeccionarlo; me predisponían.
    -¿Qué aprendiste con Urquiola?
    Aprendí a ser más responsable y dedicado, a esforzarme por completo en cada partido. A él le agradezco haber recuperado la confianza. Este ha sido uno de los mejores pasos en mi carrera.
    -¿Y del resto de los compañeros?
    Aprendí a jugar más en equipo. Hacía un error y no me criticaban, más bien me alentaban, sobre todo, Donal Duarte y Yosvani Peraza. Fíjate que cuando perdíamos 3-1 ante Industriales (en la semifinal), el ánimo nunca cayó.
    -¿Regresarías a Pinar?
    Sí, pero como refuerzo.
    -¿Por qué el número 45?
    Solicité varios y no pudo ser, entonces acepté el que ellos entendieran y así salió. A lo mejor sigo jugando con el.
    -Planes inmediatos
    Coger un pequeño descanso, luego incorporarme con Niquero a la Serie provincial para ayudar a mis compañeros y no perder la forma. Seguirme preparando para integrar la preselección nacional y el Cuba. Estoy luchando pa’ eso.
    -¿Sueños?
    Estar en un play off con Granma, tenemos el talento, lo que falta es creer que sí se puede y jugar más cohesionado. No es imposible.
    -¿Qué cuentas del recibimiento en Niquero?
    Me sorprendió todo un pueblo en la calle. Me conmovió y no pude aguantar, lloré de emoción.

    • Gracias Perico,por traernos la entrevista,si hay algo positivo con esto de los refuerzos es precisamente este el de poder sopesar como lo hace tu equipo y como lo hacen los demas,aquilatar lo bueno y lo malo y hasta superarte,traer contigo todas esas cosas de vuelta,y hasta como en este caso,ser Campeon,ojala GR termine de comprender que tiene buenos beisbolistas,pero no funciona como un todo y lo otro,por las palabras de Roel,los tecnicos estan para terapia,a GR le hace falta un Manager que aupe,aune y que le saque a cada cual lo que pueda aportar,pero tambien hace falta disciplina,Felicidades a Roel!!!,ya leia la entrevista a Quiala y su experiencia,saludos al pikete.

  4. Disculpa: quise decir “y la entrevista a Roel Santos cómo va?”

  5. y la entrevista a Roel Santos por cómo va?

  6. Y ahora que?,par de lechadas al equipo y al nuevo manager,entonces de que iba la cosa con Jorge Fuentes?,nada que las cosas son como son,por las palabras de Despaigne parece el arbitraje alli le esta haciendo la competencia al nacional,jajaja,saludos al pikete.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s